PRL en el sector papel: un programa sectorial participativo basado en la colaboración, la formación y la información

Boletín: 
Newsletter 39, Junio 2014

INÉS CHACÓN, DIRECTORA DE CAPITAL HUMANO DE ASPAPEL

Con crisis y sin crisis, la seguridad es una prioridad en la industria de la celulosa y el papel. La reducción de la accidentalidad es una línea estratégica fundamental para el sector, que desde 2003 desarrolla un ambicioso Programa Sectorial de Prevención de Riesgos Laborales, planteado desde la colaboración y la participación y promovido conjuntamente por ASPAPEL y las organizaciones sindicales FSC-CCOO y FITAG-UGT.

En los últimos diez años, en el marco de ese programa, se han realizado ya nueve proyectos de prevención y dos diagnósticos, siempre enfocados específicamente al sector, con soluciones fácilmente aplicables a las necesidades reales de las empresas y con amplia y muy activa participación de las fábricas y los técnicos del sector. Los proyectos desarrollados ponen el acento sucesivamente en los sistemas de gestión de la prevención, la seguridad de la maquinaria y la formación e implicación de los trabajadores.

Información y participación

Con 82 fábricas y 17.150 empleados en el sector papelero español, el esfuerzo en información y participación resulta fundamental para el éxito de un programa de estas características.

LA INDUSTRIA PAPELERA EN ESPAÑA

Fábricas

·       11 plantas de fabricación de celulosa

·       71 plantas de fabricación de papel

Empleos

·       17.150 empleos directos

·       85.000 empleos indirectos

La información es uno de los aspectos clave en el diseño del programa. Las jornadas de difusión de las distintas acciones del programa celebradas en Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao, con gran participación de las empresas del sector, y el boletín informativo del programa son algunos de los instrumentos utilizados para ello.

Una Comisión de Seguimiento, integrada por ASPAPEL y las organizaciones sindicales, controla la marcha de los proyectos, que para su desarrollo cuentan con grupos de trabajo específicos con participación de los técnicos de las empresas del sector y con el apoyo de consultores externos especializados.

Para facilitar la participación en los distintos proyectos se desarrollan programas de asistencia técnica a las empresas para la implantación.

Recientemente se ha editado el “Manual del recurso preventivo” que recoge información de interés sobre esta figura instaurada por la reforma de la ley de prevención

El trabajo hecho a lo largo de toda una década, viene avalado por unos resultados, que son la suma de los esfuerzos individuales de las empresas y el esfuerzo y refuerzo del programa sectorial: en el periodo 2002-2012, el índice incidencia descendió el 62%, el de frecuencia el 59% y el de gravedad el 52%.

La prevención es una carrera de fondo, en la que nunca se puede bajar la guardia. Y los resultados, como en el deporte, sólo se alcanzan con compromiso y dedicación continua y con un programa de trabajo bien planificado, basado en el conocimiento profundo de las propias fortalezas y debilidades.

Diagnóstico

El programa se inicia en 2003 con un exhaustivo diagnóstico de la situación para detectar los aspectos susceptibles de mejora y establecer el plan de acciones. El diagnóstico analiza en profundidad la situación y evolución de la accidentalidad sectorial, con el resultado de que los índices de incidencia y frecuencia eran similares al total nacional e inferiores en un 37% al sector industrial en su conjunto, mientras el índice de gravedad se situaba por encima.

Qué tipos de accidentes eran los más frecuentes en la industria de la celulosa y el papel y cuáles sus causas habituales, por tipos y tamaños de fábricas, es otro de los aspectos recogidos en el análisis. Las modalidades organizativas más comunes en PRL, la cualificación del personal dedicado a estas tareas y las prácticas de gestión implantadas en las plantas del sector fueron también objeto de estudio. Para ello se contó con los datos de accidentalidad elaborados por el Instituto Papelero Español, con los datos recogidos en las empresas a través de cuestionarios y con visitas a fábricas.

Sistemas de gestión

Se trabajó con un grupo de fábricas representativo del sector, implicadas muy activamente en el proyecto, de modo que se pudo no sólo obtener datos adicionales de interés para el diagnóstico, sino sobre todo detectar las mejores prácticas preventivas aplicadas en el sector, de cara a la elaboración de una Guía modelo de plan de prevención editada en 2005. Ésta es una herramienta para ayudar a las empresas a configurar cada uno de los aspectos que integran un sistema de prevención de riesgos laborales. Se recoge cuáles son los requisitos establecidos en la legislación y en la especificación OHSAS 18001 para cada uno de dichos aspectos y se desarrollan pormenorizadamente las actuaciones sugeridas para su cumplimiento, buscando además una mayor integración de la prevención en la línea jerárquica de las empresas. Además la guía incorpora una importante cantidad de ejemplos de procedimientos y registros y un ejemplo de plan de prevención y de plan de emergencia de una hipotética empresa del sector. Para mantener su vigencia la guía se actualiza periódicamente.

Maquinaria

El siguiente paso fue la elaboración de un Manual para la mejora de la seguridad de la maquinaria papelera, una herramienta práctica y útil no sólo para los técnicos de prevención, sino para todo aquel que trabaja con la maquinaria papelera. El manual, con una  estructura esquemática, facilita las consultas puntuales sobre problemas concretos. Recoge concisas descripciones de las medidas para corregir los riesgos detectados en las máquinas más representativas del sector, a través de imágenes de soluciones implantadas en fábricas, que colaboraron compartiendo su experiencia.

Formación y concienciación

La formación fue el eje central de otro de los proyectos acometidos: el Catálogo audiovisual de situaciones críticas y medidas preventivas. Se trata de un valioso material didáctico audiovisual, una potente herramienta de formación de los trabajadores. Para la elaboración del catálogo se realizaron grabaciones en una serie de fábricas del sector sobre las operaciones consideradas como especialmente peligrosas, describiendo además detalladamente las medidas de prevención que en cada caso deben adoptarse para evitar riesgos. A partir de la información recopilada en visitas a las fábricas, con entrevistas con los técnicos y grupos de discusión con los trabajadores, se fue perfilando el material a tratar, poniendo el foco sobre aquellas situaciones que generan los accidentes más graves.   

En 2010 se realizó un segundo diagnóstico: el programa entraba en boxes para una revisión profunda, con objeto de hacer balance y diseñar nuevas acciones en la senda de la mejora continua.

También en el campo de la formación, y con el objetivo de la concienciación de los trabajadores, el siguiente proyecto abordado fue el Manual para la observación de los comportamientos seguros que pone el foco en el refuerzo y la consolidación de los comportamientos seguros, insistiendo no en lo que no hay que hacer sino en lo que sí hay que hacer, convirtiendo a los trabajadores en protagonistas del programa. 

Proyectos específicos

Los últimos proyectos desarrollados en el marco de programa sectorial de PRL están enfocados a aspectos concretos que en el diagnóstico realizado en 2010 se revelaron como de especial interés para el sector. Uno de estos proyectos es el Manual para la seguridad en el manejo y almacenamiento de materias primas y producto terminado que establece una serie de criterios generales, a falta de normativa legal específica, tanto para el almacenamiento y apilado de diversos materiales en los almacenes del sector como para el uso y mantenimiento de los equipos y maquinaria. Estos criterios recogidos en el manual permiten desarrollar normas adaptadas a cada empresa en particular.

Para no bajar la guardia, el programa se revisa cada cinco años y se realiza un nuevo diagnóstico que sirve de base para diseñar nuevas actividades

Recientemente se ha editado también el Manual del recurso preventivo que recoge información de interés sobre esta figura instaurada por la reforma de la ley de prevención, los supuestos en que es obligatorio, quién puede ser recurso preventivo, cuál ha de ser su cualificación y formación y cuáles sus funciones y facultades.

Se ha realizado asimismo un Análisis de riesgos ergonómicos en la industria papelera para la elaboración de un mapa de riesgos ergonómicos de los puestos o secciones de la industria papelera, y el desarrollo de propuestas de mejora. El objetivo es también disponer de una herramienta divulgativa de utilidad para las empresas del sector. Y actualmente se trabaja en un Manual para la evaluación de riesgos psicosociales en el sector.

Mejora continua

La envergadura del trabajo desarrollado y los buenos resultados obtenidos en la última década no son sino un acicate para continuar esta carrera de fondo. Y para no bajar la guardia, el programa se revisa cada cinco años y se realiza un nuevo diagnóstico que sirve de base para diseñar nuevas actividades. En el ámbito del Diálogo Social Europeo, auspiciado por la Comisión Europea, ASPAPEL ha colaborado activamente en el desarrollo del Report of Good Health and Safety Practices in the European Pulp and Paper Industry, que incorpora dos de los proyectos desarrollados en nuestro programa sectorial, entre una veintena de mejores prácticas seleccionadas a nivel europeo. Este reconocimiento internacional indica que vamos por el buen camino para seguir mejorando. En ASPAPEL somos conscientes de la necesidad de seguir trabajando en la mejora de la prevención de riesgos laborales y apoyar a las empresas –especialmente a las pequeñas y medianas–, en la mejora de los sistemas de gestión de la prevención, en la formación de los trabajadores y en el control operativo de los riesgos.