El riesgo de exposicion a radiacion solar también existe

Boletín: 
Newsletter 40, Agosto 2014

Caerse desde un forjado o golpearse con un martillo, son riesgos perfectamente asumidos por un trabajador de la construcción y están perfectamente descritos por el técnico de prevención, en la evaluación de riesgos. Ahora bien, existe un riesgo laboral al que muchos están expuestos y que, no sólo no está identificado en la evaluación, sino del que el trabajador tampoco es consciente: es el riesgo de exposición a la radiación ultravioleta procedente del sol.

 

 

Del espectro de radiación solar, es la radiación UV la más energética y por tanto la más dañina, pudiendo suponer efectos adversos sobre el trabajador; desde efectos inmediatos como quemaduras, insolación o alteraciones del sistema inmunitario hasta efectos tardíos como son alteraciones oculares (cataratas), fotoenvejecimiento cutáneo e incluso fotocarcinogénesis como el CANCER DE PIEL. Dado el aumento de estos efectos en la población, la OMS junto a otras organizaciones de prestigio, elaboraron una Guía Práctica (INDICE UV SOLAR MUNDIAL GUÍA PRÁCTICA). El IUV es una sencilla medida de la intensidad de la RUV y un indicador de la capacidad de ésta para producir lesiones oculares y cutáneas; cuanto mayor es este índice, mayor probabilidad hay de que se produzcan estas lesiones y en menor tiempo. Los valores del IUV se dividen en categorías de exposición y cada categoría lleva asociada unas serie de medidas preventivas específicas para evitar estos efectos adversos. En España, gran cantidad de trabajadores desarrollan su actividad al aire libre: personal de la construcción, del medio rural, mantenimiento de carreteras, jardineros, conductores, barrenderos y un larga lista de profesionales. Para el Técnico en Prevención, este índice puede constituir una herramienta de valoración de este riesgo y una posterior planificación de las medidas preventivas correspondientes. Podemos acceder a la información de estos índices, por regiones y estaciones del año, a través del Servicio Estatal de Metereología.

Tengámoslo en cuenta e informemos de la exposición a este agente físico que, no sólo tiene la capacidad de broncearnos en vacaciones, sino que tiene la misma para producirnos graves daños mientras trabajamos.