LA EDAD, UN FACTOR A TENER EN CUENTA EN LAS EMPRESAS

Boletín: 
Newsletter 47, Abril 2015

Es un hecho que en los últimos años, estamos asistiendo a un envejecimiento de la población, lo cual se refleja también en el mercado laboral. A ello, están contribuyendo de manera importante, las políticas de la Unión Europea tendentes a retrasar la edad de jubilación por lo que el colectivo de trabajadores y trabajadoras de cierta edad va cobrando cada vez más fuerza.

Las empresas deben adaptarse a esta situación haciendo que este colectivo sea una fortaleza para ellas, más que una debilidad. Se ha demostrado a través de estudios en grupos de trabajadores/as de mayores, que éstos no sólo no desempeñan peor su trabajo sino que los índices de absentismo laboral o de accidentalidad laboral son menores que en trabajadores más jóvenes.

Cierto es, que algunas capacidades funcionales pueden disminuir con la edad y que en los trabajos que requieran de importante fuerza física la edad será una limitación. Por el contrario, la destreza, la capacidad para tomar decisiones y la experiencia laboral serán un valor añadido; así como la autonomía, las habilidades adquiridas a través de la experiencia profesional y la propuesta de alternativas dentro de los objetivos de la empresa, valores muy a tener en cuenta.

Es importante que las empresas incluyan dentro de su política preventiva, una adecuada gestión de la edad y que se dediquen a este colectivo esfuerzos tendentes a lograr su total integración en todos los niveles de la empresa aprovechándose de las habilidades y capacidades adquiridas con los años. Jóvenes y mayores, deberán integrarse en la estructura de la empresa y servirse mutuamente de retroalimentadores de manera que se origine una situación de sinergia que puede ser muy positiva.

Sin embargo, no debemos perder de vista que la empresa deberá llevar a cabo la adecuación a este colectivo, por ejemplo en lo que se refiere a los trabajos a turnos, o la exposición a determinadas condiciones ambientales, situaciones que deberán quedar reflejadas en la evaluación de riesgos, además de quedar incorporadas también a la Planificación Preventiva para asegurar su seguimiento en la empresa.

www.preving.com

Concepción Cibantos García. Técnico Superior - Grupo Preving