Los grandes empresarios británicos, decididos a luchar contra el estrés.

Boletín: 
Newsletter 37, Abril 2014

Un grupo de grandes empresas británicas ha lanzado una campaña para poner fin a la cultura del silencio en torno a la salud mental en el lugar de trabajo, que se estima que está costando a la economía del Reino Unido 70 mil millones de libras al año

La campaña incluye a BT, Bupa, RBS, Mars y Procter and Gamble, entre sus miembros fundadores. Su objetivo es crear conciencia sobre el problema de la salud mental en el trabajo a fin de que a nivel directivo se le otorgue la misma importancia estratégica que a la protección de la salud física del personal. El grupo ha publicado un informe titulado "Salud Mental: Estamos listos para hablar ' en el que destaca el interés económico del problema.

El informe explica que la falta de transparencia en torno bienestar mental está asfixiando la productividad y la competitividad de las empresas del Reino Unido. El informe refuerza los datos de una investigación reciente de la OCDE, el cual encontró que la mala salud mental, le cuesta a la economía del Reino Unido 70 mil millones de libras al año, lo que equivale al 4,5 por ciento del PIB.

Los datos de la Oficina Nacional de Estadística (ONS) datos muestran que la ausencia por enfermedad causada por el estrés, la ansiedad o la depresión había aumentado a 15,2 millones días perdidos en 2013 frente a 11,8 millones días en 2010.

El informe revela que los empresarios no tienen planes proactivos para asegurar el bienestar mental de sus empleados. Además, muchas personas afectadas por estos problemas no tienen la confianza para hablar, mientras que al mismo tiempo, las tasas de incidencia de las enfermedades mentales están aumentando dramáticamente.

En un esfuerzo por corregir este aumento de la incidencia del estrés, la ansiedad y la depresión, la campaña hace un llamamiento a todas las empresas del Reino Unido para tomar medidas y demostrar su compromiso con la lucha contra la mala salud mental en el trabajo mediante la firma de un documento de compromiso organizacional. Asimismo, ha instado a los empresarios a unirse Bussiness in the Community (BITC) para cambiar la cultura de las empresas británicas.

Louise Aston, directora de BITC, dijo : "Las organizaciones que no promueven el bienestar mental de sus empleados corren el riesgo de tener problemas a largo plazo, incluyendo la reducción de la competitividad, menor productividad y menores perspectivas de crecimiento sostenible. Por el contrario, las recompensas para las empresas que se dedican a esta cuestión son enormes".

El informe del grupo incluye estudios de caso de los empleadores cuyas estrategias proactivas en relación a la salud mental del personal han producido resultados positivos para el rendimiento personal y organizacional. También establece una guía para empresas sobre cómo pueden adoptar un enfoque responsable para la mejora del bienestar mental de sus empleados.

Según el informe, los beneficios para las empresas que se dedican de forma proactiva a la mejora del bienestar mental incluyen la mejora de la motivación del empleado, mayores tasas de retención del personal y el aumento de la competitividad.