La Guardia Civil exige un protocolo de riesgos laborales por las temperaturas extremas.

Boletín: 
Newsletter 61, Agosto 2016

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que engloba todas las escalas y empleos de la Benemérita, denuncia los problemas que las temperaturas extremas de estos días están provocando sobre los agentes que deben realizar turnos estáticos en carretera. Sobre todo en las horas centrales del día, a casi cuarenta grados de calor.

Recuerda que ya el año pasado un motorista de la Agrupación de Tráfico en Madrid sufrió prestando servicio un presíncope con motivo de las altas temperaturas, al estar obligado por parte de algunos mandos intermedios a prestar servicio en motocicleta. Entonces se denunció la situación, siendo cambiado el protocolo de servicio con motivo de temperaturas extremas en prevención de golpes de calor.

Pero los agentes siguen con problemas. Muchos han tenido que dejar el servicio al encontrarse indispuestos con principios de lipotimia. “Partiendo de la base que esta situación le puede suceder a cualquier guardia civil, queremos significar lo especial del servicio que prestan en aras de la seguridad y la protección de los residentes y trabajadores de las dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil, ahora bien, recíprocamente se debe velar también por la salud de los agentes”, afirma la AEGC.

Explica que durante su jornada laboral con pequeños periodos de descanso intercalados, se encuentran a pie firme con su chaleco antibalas y su arma larga reglamentaria añadiendo varios kilos necesarios para su autoprotección y la de sus compañeros, en especial por la alerta cuatro antiterrorista, lo que implica una penosidad mayor si cabe a la hora de prestar servicio con cuarenta grados de temperatura o más.

La Asociación Española de Guardias Civiles ha solicitado varias mejoras para la prestación de ese servicio, “encontrándonos la callada por respuesta, o quizás lo que es peor, se estudiara, lo cual en la Guardia Civil en la mayoría de los casos significa el aplazamiento sine die de la resolución”. Por eso exigen un protocolo efectivo en prevención de riesgos laborales, adecuando el mismo a la particularidad del servicio a efectuar.