Nuestros Asociados: Salvador Navarro Pradas, Presidente de la CEV

Boletín: 
Newsletter 54, Enero 2016

Cumplir con nuestra función de representar y defender los intereses de las empresas nos obliga, como organización, a estar en constante proceso de adaptación a los nuevos y cambiantes escenarios y necesidades del tejido empresarial. Ya en 2011, cuando accedí a la presidencia de la CEV, defendí lo que constituyen las líneas maestras de nuestra actuación desde entonces: La CEV es una organización al servicio de las empresas valencianas, y, por tanto, debíamos afrontar la necesaria modernización del modelo organizativo empresarial y de sus estrategias jugando un papel de liderazgo y convirtiéndonos, de este modo, en un referente para el resto de organizaciones en este constante proceso de adaptación.

Y en esto es en lo que hemos estado trabajando, en adaptar la CEV al nuevo escenario económico y presupuestario, garantizando, al mismo tiempo, la calidad del servicio a los empresarios.

Durante los últimos cuatro años la CEV ha vivido una transición hacia una mayor transparencia, hemos estrechado el contacto con nuestros asociados para conocer las diferentes realidades empresariales, sectoriales y también territoriales. En este tiempo hemos mejorado sustancialmente nuestro posicionamiento y presencia en las organizaciones de ámbito nacional y, también, hemos avanzado en el propósito de reducir nuestra dependencia económica del sector público aumentando progresivamente el porcentaje de ingresos privados que ya en 2015 ha sido del 45% y que según nuestras proyecciones en 2019 alcanzará el 60% de los ingresos totales.

Nuestro objetivo diario es consolidar la incorporación de empresas directamente asociadas y fortalecer el vínculo con las asociaciones y federaciones. Esta es la vía que nos permitirá actuar con independencia de cualquier otro tipo de interés que no sea el empresarial e impulsar las actuaciones que, diseñadas de forma coordinada con las empresas en el seno de nuestras comisiones, grupos de trabajo y órganos de gobierno, contribuyan a generar el marco idóneo para el ejercicio de la actividad empresarial en un escenario complejo y crítico como el actual. En esta tarea no estamos solos, las organizaciones sindicales y las administraciones y demás entidades competentes en materia económica y empresarial, deben ser nuestros aliados para conseguir enderezar el rumbo de nuestra economía y avanzar hacia ese modelo social y económicamente sostenible que todos ambicionamos.

El proceso iniciado en 2011 debe consolidarse, no es sencillo y desde luego tenemos mucho trabajo para cumplir con lo que es nuestra razón de ser: la empresa y la defens

Otros Asociados