Nos han preguntado

¿Qué son las nano partículas?

Las nanopartículas son porciones de materia diferenciadas del medio donde se encuentran y cuya longitud, al menos en una de sus dimensiones está entre 1 y 100 nm. A partir de esta definición las nanopar tículas pueden clasificarse en las tres grandes categorías que se comentan a continuación.

Nanopartículas de origen natural

Algunas son de origen biológico, como por ejemplo muchos virus y bacterias y otras son de origen mineral o medioambiental como las que contiene el polvo de arena del desierto o las nieblas y humos derivados de la actividad volcánica o de los fuegos forestales.

Nanopartículas generadas por la actividad humana

Las nanopartículas consecuencia de la actividad humana pueden ser generadas de forma involuntaria o deliberada. Las nanopartículas producidas de forma involuntaria son las que se producen en ciertos procesos industriales bien conocidos, tales como la pirolisis a la llama del negro de carbono, producción de materiales a gran escala por procedimientos a altas temperaturas (como el humo de sílice, partículas ultrafinas de óxido de titanio y metales ultrafinos), procesos de combustión (diesel, carbón), obtención de pigmentos, o en procesos domésticos (barbacoas, humos de aceite). Las nanopartículas generadas deliberadamente se producen mediante las llamadas nanotecnologías.

 

Que riesgos presentan las nanoparticulas?

Los riesgos que presentan las nanoparticulas son:

  • Riesgo de incendio y explosión.

A la espera de disponer de mayor información, la extrapolación directa a las nanopartículas de las medidas adoptadas en la prevención de explosiones de polvos finos y ultrafinos (por ejemplo, ATEX), no ofrece garantías suficientes debido a los cambios que sufren las propiedades de las partículas al ingresar en la categoría de nanopartículas, derivados, como ya se ha comentado, del hecho de que el número de átomos superficiales en los nanomateriales es mucho mayor que en materiales convencionales. Según datos del Health and Safety Laboratory (HSL) del Reino Unido en el caso de polvos micrométricos, la gravedad de la explosión es mayor cuanto menor es el tamaño de la partícula, pero que precisamente debido a los cambios indicados, este resultado no puede extrapolarse a las nanopartículas. En aras del principio de precaución, y teniendo en cuenta que la energía mínima de ignición de un gas es inferior a la necesaria para la ignición de una nube de polvo, es lícito suponer que el riesgo de explosión e incendio asociado a una nube de nanopartículas, puede ser importante. En consecuencia, como medidas de prevención frente a este riesgo en el tratamiento y almacenamiento de nanopartículas, se recomienda: • Disponer de instalaciones eléctricas antiexplosivas y equipos eléctricos protegidos frente al polvo e incluso, en ciertos casos, que sean estancos para vapores.

• Seleccionar cuidadosamente los equipos contraincendios.

• Si es posible, obtener, manipular y almacenar los nanomateriales en un medio líquido.

• Manipular y almacenar los nanomateriales en atmósferas controladas.

• Envolver los nanomateriales en una capa protectora constituida por sales o diferentes polímeros que puedan eliminarse rápidamente antes la utilización del producto.

No obstante lo anterior debe tenerse muy en cuenta que son muy pocos los nanopolvos que se fabrican en cantidades para las que deba tenerse en cuenta el riesgo de explosión. Por regla general, las cantidades de nanomateriales que se fabrican y manipulan son del orden de los gramos y en consecuencia no pueden alcanzarse las concentraciones ambientales mínimas necesarias para que se presente el riesgo de explosión.

  • Toxicidad.

Las propiedades de los nanomateriales, tales como área de la superficie, composición química, tamaño, forma o carga, tienen una influencia importante en sus propiedades toxicológicas. Por tanto, estos nanomateriales pueden ser igual o más perjudiciales que las partículas o fibras de escala no nanométrica del mismo material. En los puestos de trabajo la vía entrada más común de las nanopartículas en el organismo es la vía inhalatoria, especialmente si se trata de un material poco soluble, aunque no hay que descartar la dérmica y la ingestión.

 

Epis para trabajos con nanoparticulas?

Actualmente no nos consta la existencia de EPI específicos cuya eficacia de protección esté probada con estos contaminantes. De forma general se recomiendan Equipos de Protección Respiratoria filtrantes y, en caso de exposición dérmica, Ropa de Protección Química desechable con capucha y cubre zapatos de Tipo 5 (UNE-EN ISO 13982-1) y Guantes de Protección contra productos químicos y microorganismos (UNE-EN 374-1:2004). Los equipos de protección respiratoria filtrantes actualmente comercializados se pueden considerar eficaces para la retención de nanopartículas, sin embargo, al no disponer de valores límite ambientales, se recomienda, de forma general, el uso de filtros P3 (UNE-EN 143) acoplados a máscaras completas (según UNE-EN 136) o mascarillas (según UNE-EN 140). Con objeto de reducir al máximo posible la entrada de aire contaminado, sería aconsejable el uso de máscaras completas, ya que ofrecen una mayor hermeticidad, además de proporcionar cierta protección ocular. Dependiendo del tipo de trabajo, se podría optar por equipos filtrantes de partículas motorizados que aseguren una presión positiva en el interior de la pieza facial (UNE-EN 12941, UNE-EN 12942). En aquellos casos en los que, a criterio del técnico de prevención, la evaluación de riesgos haya puesto de manifiesto una exposición a elevadas concentraciones, se puede recomendar el uso de equipos aislantes. Le adelantamos que, a finales de este año 2014, el INSHT publicará en su página web un documento destinado a técnicos de Prevención de Riesgos Laborales que incluirá un capítulo sobre Equipos de Protección Individual para su uso cuando existe exposición a nanoparticulas Dejamos constancia de que la presente contestación se emite a título meramente informativo y con el único objetivo de orientar en la información solicitada, careciendo por tanto de carácter vinculante alguno Sevilla, 11 de julio de 2014 INSHT - CNMP

¿ Que es el factor de caída en trabajos en altura?.

Sirve para determinar la gravedad de una caída. Se calcula dividiendo la altura de la caída entre la longitud de la cuerda o cinta del sistema de sujeción disponible para repartir la fuerza de choque de la caída. Se calcula mediante la siguiente ecuación: Factor de caída = Altura de la caída / Longitud de la cuerda o cinta del sistema Cuando en un trabajo nos encontramos con un factor de caída alto, seleccionaremos el mejor mecanismo para reducirlo como pueden ser los cabos de anclaje con absorbedores de energía.

 

 

¿Qué es un sistema anticaidas retráctil?

Es un dispositivo anticaídas que dispone de una función de bloqueo automático y de un mecanismo automático de tensión y retroceso del elemento de amarre de forma que se consigue un elemento de amarre retráctil (fig. 5). El propio dispositivo puede integrar un medio de disipación de energía o bien incorporar un elemento de absorción de energía en el elemento de amarre retráctil.

Está constituido por un tambor sobre el que se enrolla y desenrolla un elemento de amarre y está pro visto de un mecanismo capaz de mantener tenso dicho elemento. Como consecuencia de la caída, la velocidad de desenrollamiento alcanzará un valor umbral para el cual entra en acción un mecanismo de frenado que se opone a dicho desenrollamiento. Estos dispositivos permiten al usuario efectuar desplazamientos laterales, siempre que el ángulo de alejamiento, medido respecto de la vertical que pasa por el punto de anclaje del dispositivo, no supere el valor máximo de diseño para el cual está asegurado el correcto funcionamiento de sus mecanismos. El elemento de amarre puede ser un cable metálico, una banda o una cuerda de fibras sintéticas y presentar diferentes longitudes. En su extremo libre está situado un conector pivotante para su enganche al arnés anticaídas.

El dispositivo posee un funcionamiento similar al de los cinturones de los coches, dejando correr libre la cinta o cable si no hay tensión, pero bloqueándose cuando existen una tensión determinada (Por ejemplo: al sufrir una caída). En el uso de éste tipo de sistemas hay que prestar atención a la longitud dada al cable o cinta, ya que en caso de caída podría generarse un péndulo potencialmente peligroso.

En caso de producirse una caída y quedarse el operario suspendido existen sistemas adaptables a los retráctiles que sirven para el izado de la víctima.

 

 

¿Qué es un absorbedor de energía?

Componente o elemento de un sistema anticaídas, diseñado para disipar la energía cinética desarrollada durante una caída desde una altura determinada. Si un absorbedor de energía está integrado en un elemento de amarre, tal elemento de amarre debe ser conforme a la Norma EN 354.

La longitud total de un subsistema compuesto por un absorbedor de energía, incluido un elemento de amarre, sus terminales y conectores, no debe exceder los 2 m (por ejemplo, conector, más absorbedor de energía, más elemento de amarre, más conector).Nota: la longitud máxima admisible de cada absorbedor de energía, incluido el elemento de amarre, vendrá marcada sobre el equipo.

¿ Quisiera saber si para contratar un Técnico Superior en PRL en la función pública, en la actualidad hay que exigir el título de Máster o no. Según art 37 de RSP y su disposición adicional Quinta. Convalidación de funciones y certificación equivalente?.

Se entiende que si dado que según el RD 337/2010, el art 37 quedaría del siguiente modo:

* La formación de nivel superior se regula en el artículo 37 RSP. En la actualidad, en el ámbito técnico, la habilitación para desempeñar funciones de nivel superior requiere contar con una titulación universitaria oficial y cursar una formación mínima, acreditada por una universidad, con el programa a que se refiere el anexo VI del RSP en relación, al menos, con una de las especializaciones indicadas en el mismo. En el ámbito sanitario, la Especialidad de Medicina del Trabajo viene regulada en el RD 127/1984, (actualizado por el RD 139/2003) y la de Enfermería del Trabajo por el RD 450/2005. Los auditores a que alude el art. 8.2 de la Orden TIN 2504/2010 deben tener una formación de nivel superior.

Si la formación de la que se dispone es la de máster antiguas, las 600 horas de seguridad, higiene y ergonomía, se debería optar por la convalidación, en caso de ser posible, con un título oficial de máster de alguna de las universidades españolas.

¿Cuáles son las funciones de un técnico superior en PRL?

Pues las descritas en el mencionado Art. 37 del RD 39/97.

1. Las funciones correspondientes al nivel superior son las siguientes:

a) Las funciones señaladas en el apartado 1 del artículo anterior, con excepción de la indicada en el párrafo h).

b) La realización de aquellas evaluaciones de riesgos cuyo desarrollo exija:

1.º El establecimiento de una estrategia de medición para asegurar que los resultados obtenidos caracterizan efectivamente la situación que se valora, o

2.º Una interpretación o aplicación no mecánica de los criterios de evaluación.

c) La formación e información de carácter general, a todos los niveles, y en las materias propias de su área de especialización.

d) La planificación de la acción preventiva a desarrollar en las situaciones en las que el control o reducción de los riesgos supone la realización de actividades diferentes, que implican la intervención de distintos especialistas.

e) La vigilancia y control de la salud de los trabajadores en los términos señalados en el apartado 3 de este artículo.

2. Para desempeñar las funciones relacionadas en el apartado anterior será preciso contar con una titulación universitaria oficial y poseer una formación mínima acreditada por una universidad con el contenido especificado en el programa a que se refiere el anexo VI, cuyo desarrollo tendrá una duración no inferior a seiscientas horas y una distribución horaria adecuada a cada proyecto formativo, respetando la establecida en el anexo citado.

3. Las funciones de vigilancia y control de la salud de los trabajadores señaladas en el párrafo e) del apartado 1 serán desempeñadas por personal sanitario con competencia técnica, formación y capacidad acreditada con arreglo a la normativa vigente y a lo establecido en los párrafos siguientes:

a) Los servicios de prevención que desarrollen funciones de vigilancia y control de la salud de los trabajadores deberán contar con un médico especialista en Medicina del Trabajo o diplomado en Medicina de Empresa y un ATS/DUE de empresa, sin perjuicio de la participación de otros profesionales sanitarios con competencia técnica, formación y capacidad acreditada.

b) En materia de vigilancia de la salud, la actividad sanitaria deberá abarcar, en las condiciones fijadas por el artículo 22 de la Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales:

1.º Una evaluación de la salud de los trabajadores inicial después de la incorporación al trabajo o después de la asignación de tareas específicas con nuevos riesgos para la salud.

2.º Una evaluación de la salud de los trabajadores que reanuden el trabajo tras una ausencia prolongada por motivos de salud, con la finalidad de descubrir sus eventuales orígenes profesionales y recomendar una acción apropiada para proteger a los trabajadores.

3.º Una vigilancia de la salud a intervalos periódicos.

c) La vigilancia de la salud estará sometida a protocolos específicos u otros medios existentes con respecto a los factores de riesgo a los que esté expuesto el trabajador. El Ministerio de Sanidad y Consumo y las Comunidades Autónomas, oídas las sociedades científicas competentes, y de acuerdo con lo establecido en la Ley General de Sanidad en materia de participación de los agentes sociales, establecerán la periodicidad y contenidos específicos de cada caso.

Los exámenes de salud incluirán, en todo caso, una historia clínico-laboral, en la que además de los datos de anamnesis, exploración clínica y control biológico y estudios complementarios en función de los riesgos inherentes al trabajo, se hará constar una descripción detallada del puesto de trabajo, el tiempo de permanencia en el mismo, los riesgos detectados en el análisis de las condiciones de trabajo, y las medidas de prevención adoptadas.

Deberá constar igualmente, en caso de disponerse de ello, una descripción de los anteriores puestos de trabajo, riesgos presentes en los mismos, y tiempo de permanencia para cada uno de ellos.

d) El personal sanitario del servicio de prevención deberá conocer las enfermedades que se produzcan entre los trabajadores y las ausencias del trabajo por motivos de salud, a los solos efectos de poder identificar cualquier relación entre la causa de enfermedad o de ausencia y los riesgos para la salud que puedan presentarse en los lugares de trabajo.

e) En los supuestos en que la naturaleza de los riesgos inherentes al trabajo lo haga necesario, el derecho de los trabajadores a la vigilancia periódica de su estado de salud deberá ser prolongado más allá de la finalización de la relación laboral a través del Sistema Nacional de Salud.

f) El personal sanitario del servicio deberá analizar los resultados de la vigilancia de la salud de los trabajadores y de la evaluación de los riesgos, con criterios epidemiológicos y colaborará con el resto de los componentes del servicio, a fin de investigar y analizar las posibles relaciones entre la exposición a los riesgos profesionales y los perjuicios para la salud y proponer medidas encaminadas a mejorar las condiciones y medio ambiente de trabajo.

g) El personal sanitario del servicio de prevención estudiará y valorará, especialmente, los riesgos que puedan afectar a las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente, a los menores y a los trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos, y propondrá las medidas preventivas adecuadas.

h) El personal sanitario del servicio de prevención que, en su caso, exista en el centro de trabajo deberá proporcionar los primeros auxilios y la atención de urgencia a los trabajadores víctimas de accidentes o alteraciones en el lugar de trabajo.

¿Qué empleados públicos pueden formar parte de los servicios de prevención?

De acuerdo con el artículo 8 del RD 67/2010, las funciones del personal que lleve a cabo las tareas de prevención de riesgos laborales podrán ser desempeñadas indistintamente por personal funcionario o laboral, en los términos establecidos en el artículo 15.1 de la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de medidas para la Reforma de la Función Pública. De igual forma, el artículo 7 del citado real decreto señala que los empleados públicos designados podrán ser tanto funcionarios como personal laboral. Como se establece en ese mismo artículo 8 del RD 67/2010 citado, tanto los unos como los otros deberán reunir las condiciones de formación requeridas para el ejercicio de las funciones que vayan a desempeñar, de nivel básico, intermedio o superior, según lo previamente establecido en los artículos 35, 36 y 37 del Reglamento de los Servicios de Prevención, y en los anexos IV, V y VI del mismo, respectivamente.

¿Cuándo es obligatorio coordinador de actividades empresariales?

Tal y como establece el artículo 13 del REAL DECRETO 171/2004, será obligatorio

  • Cuando en el centro de trabajo realicen, al menos una de las empresas concurrentes, actividades o procesos reglamentariamente considerados como peligrosos o con riesgos especiales, que puedan afectar a seguridad y salud de los trabajadores de las demás empresas presentes.” Por ejemplo, cuando una empresa externa está haciendo mantenimiento de red de tuberías que conducen productos tóxicos en el área de una industria química, concurriendo con dos empresas que hacen mantenimiento eléctrico del área y aquella que monta andamios necesarios para ejecutar los trabajos de mantenimiento.
  • Cuando exista una especial dificultad para controlar las interacciones de las diferentes actividades desarrolladas en el centro de trabajo que puedan generar riesgos calificados como graves o muy graves.” Un ejemplo sería el montaje de tapa de un reactor. En esta operación intervienen empresas de mantenimiento mecánico y eléctrico, así como un gruísta que manipula la grúa que desplaza la tapa del reactor.
  •  Cuando exista una especial dificultad para evitar que se desarrollen en el centro de trabajo, sucesiva o simultáneamente, actividades incompatibles entre sí desde la perspectiva de la seguridad y la salud de los trabajadores.” Un ejemplo es la ejecución de trabajos de soldadura de tuberías en concurrencia con los trabajos de pintura de las tuberías ya instaladas
  • Cuando exista una especial complejidad para la coordinación de  actividades preventivas como consecuencia del número de empresas y trabajadores concurrentes, y del tipo de actividades desarrolladas del centro de trabajo.” Un ejemplo típico son los proyectos de ampliación de instalaciones donde concurren un número extra de empresas en un tiempo limitado.

                        ¿QUIEN DESIGNA AL COORDINADOR DE ACTIVIDADES EMPRESARIALES?

Según el artículo 13. 3 del REAL DECRETO 171/2004,” La persona o las personas encargadas de la coordinación de las actividades preventivas serán designadas por el empresario titular del centro de trabajo cuyos trabajadores desarrollen actividades en él.” Esto quiere decir que será el empresario titular del centro de trabajo, el encargado de designar al coordinador de actividades empresariales. Por ello, con objeto de concretar la “figura de empresario titular” en el procedimiento de coordinación de actividades empresariales, debería definirse qué responsable de la empresa tiene potestad para designar al coordinador.  Además la designación del coordinador de actividades empresariales será un registro de nuestro sistema de coordinación, a firmar por empresario y coordinador designado.

¿CUÁL ES LA FORMACIÓN DEL COORDINADOR DE ACTIVIDADES  EMPRESARIALES?

De conformidad con el artículo 14.4 del REAL DECRETO 171/2004, deberían contar como mínimo, con la formación correspondiente a las funciones de Técnico de Prevención en Nivel Intermedio, tal y como queda reflejado en el REAL DECRETO 39/1997, por el que se  aprueba el reglamento de los Servicios de Prevención.

A efectos prácticos en el procedimiento de coordinación de actividades empresariales debería definirse aspectos tales como si es una persona externa o propia de la empresa, la formación y experiencia mínima requerida en base a sus funciones, tipo de situaciones críticas que pueden darse en concurrencia...etc.

¿QUÉ ES UN AGENTE SENSIBILIZANTE?

Son agentes químicos sensibilizantes las sustancias y preparados que, por inhalación o penetración cutánea, puedan ocasionar una reacción de hipersensibilidad, de forma que una exposición posterior a esa sustancia o preparado dé lugar a efectos negativos característicos. En los lugares de trabajo las exposiciones a estos agentes pueden producirse por las vías respiratoria, dérmica o conjuntiva, provocando reacciones en las propias vías de exposición.

La sensibilización comprende dos fases: en la primera exposición se desarrolla el proceso de sensibilización como respuesta al primer contacto con el agente alérgeno.

La segunda es el desencadenamiento, es decir, la producción de una respuesta alérgica tras la exposición al alérgeno del individuo previamente sensibilizado.

Inicialmente, la respuesta de las personas a un compuesto sensibilizante puede ser pequeña o no existir. Esta sensibilización puede manifestarse tras un período de tiempo de varios meses o años, con casi ningún síntoma o incluso con ninguno, o puede ocurrir en pocos días. Sin embargo, después de que un individuo se ha sensibilizado, exposiciones siguientes pueden producir respuestas intensas aun a muy bajas concentraciones.

Páginas