Tráfico prevé realizar 12.000 inspecciones técnicas en carretera a camiones, furgonetas y autobuses cada año

Boletín: 
Newsletter 63, Octubre 2016

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha comenzado a realizar inspecciones técnicas en carretera a vehículos destinados al transporte de personas con más de 9 plazas, incluido el conductor, autobuses, y el utilizado para el transporte de mercancías, camiones o furgonetas. Este control se realizará a través  5  unidades móviles de ITV que se desplazarán por todo el territorio ámbito de la DGT. La previsión es realizar 12.000 inspecciones en carretera cada año.

La Unión Europea estima que el 6% de los accidentes de tráfico se deben a fallos técnicos que en muchos casos se podrían evitar. Con esta acción, Tráfico quiere vigilar las condiciones de seguridad de los vehículos industriales con independencia de su matriculación y de cuándo tengan que pasar la correspondiente ITV.

Y es que en el 9% de las furgonetas, el 4% de los camiones de más de 3.500 kg y el 1% de los autobuses implicados en accidentes con víctimas en vías interurbanas tenían la ITV caducada en el momento del accidente en 2015.

Las unidades móviles que Tráfico ha puesto en circulación para llevar a cabo estas inspecciones cuentan con báscula de 18 toneladas por eje, frenómetro para medir las fuerzas de frenado, cámara termográfica, medidor especial de faros, detector de holguras en la dirección y suspensión, cámara para inspeccionar las partes inferiores de los camiones, analizador de gases…

Con todo ello, se pretende  comprobar la identificación, el correcto estado del sistema de frenado, la dirección, visibilidad del conductor, equipo de iluminación y sistema eléctrico, ejes, ruedas, neumáticos y suspensión, chasis, emisiones contaminantes y demás equipos.

Los agentes de Tráfico de la Guardia Civil serán los encargados de parar a los vehículos para que posteriormente personal autorizado y acreditado realice las correspondientes inspecciones.

Esta medida busca también dar respuesta a la Directiva 2014/47/UE del Parlamento Europeo y del Consejo en los que se considera que la inspección técnica periódica de los vehículos industriales no es suficiente, por lo que es necesario realizar inspecciones técnicas selectivas en carretera para controlar el adecuado mantenimiento de los vehículos en circulación.

Los vehículos que cuenten con deficiencias calificadas como infracciones graves pueden suponer una sanción de 200 euros, mientras que si se trata de muy graves son 500 euros de multa. Además se puede llegar a la inmovilización del vehículo  en el caso de deficiencias graves (frenos, neumáticos, suspensión…) hasta la reparación de las mismas y con la obligación posterior de someter el vehículo a comprobación en una estación ITV fija.

CAMPAÑA A NIVEL INTERNACIONAL

La puesta en marcha de estas inspecciones técnicas en carretera coincide con la campaña de control de vehículos destinados al transporte de mercancías y personas (Operación Truck and Bus) que la organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL) pone en marcha desde hoy y hasta el 16 de octubre, y a la que se suma la DGT a través de la  Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Durante una semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, incidirán en la vigilancia y control de aspectos tales como la velocidad a la que circulan, las horas de conducción y descanso, el tacógrafo, el exceso de peso, los posibles defectos técnicos del vehículo o la seguridad de la carga transportada. También comprobarán que la documentación del vehículo y del conductor es la correcta, que la conducción no se realiza bajo los efectos de drogas o alcohol o que todos los ocupantes del vehículo hacen uso del cinturón de seguridad.

Recordamos que la Dirección General de Tráfico comunica a la Dirección General de Transporte Terrestre las sanciones cometidas por conductores profesionales reincidentes para que realice las investigaciones pertinentes sobre las empresas para la que trabajan y estudiar la posibilidad de que las empresas que incurran en las faltas más graves pierdan la capacidad para operar en el mercado.